OTYCAR

Pagua

La pagua o chinene es un árbol frutal nativo de Mesoamérica poco conocido por los pobladores de las principales zonas urbanas de México y Centroamérica, que con el establecimiento de café y otros cultivos su número se ha reducido significativamente. Los frutos son altamente apreciados y consumidos por los habitantes de algunas regiones en Veracruz, Tabasco, Oaxaca y Guatemala. En el sureste de México también se le conoce como chinini y aguacate de manteca, y en Guatemala como chucte o coyo. También es nombrado como supte en Honduras y aguacate de montaña o yas en Costa Rica.

La principal forma de consumir la pagua es untar la pulpa del fruto en tortillas de maíz. Este árbol frutal forma parte del orden botánico Ranales, donde se encuentra la familia Lauraceae a la cual pertenece el aguacate, y crece en las selvas y montañas tropicales de México y Centroamérica, su hábitat silvestre se encuentra en áreas calidad muy húmedas, y altitudes similares a las de la raza de aguacate Antillano, aunque la región central del estado de Veracruz a 1,200 metros de altitud y a una latitud de 19°07’ y longitud de 96° 57’ también es su hábitat natural. La principal diferencia entre los arboles de pagua y aguacate radica en la pubescencia en las flores y yemas que presente P. schiedeana. Además los frutos de la pagua tienen generalmente una menor cantidad de pulpa en comparación con los cultivadores del aguacatero y también dentro de la pulpa s distingue por ser fibrosa. 
 
Es muy apreciado y preservado por los habitantes de la región del Totonacapan, en la zona norte del estado de Veracruz, se puede encontrar arboles de pagua en los montes, cafetales y dentro del sistema milpa, coexistiendo muchas veces con especies cultivadas como maíz u otros frutales. Desde junio hasta agosto se puede apreciar en los mercados municipales de la región a personas indígenas que comercializan estos demandados frutos, incluso en las ciudades importantes. Existe una amplia variedad de paguas, tanto en tamaño, color y pulpa. Durante la temporada de producción de la pagua muchas veces constituye un alimento principal para los habitantes de las zonas rurales, ya que por su sabor y características organolépticas hacen de este fruto muy apreciado para la nutrición de los habitantes de estas comunidades rurales.