OTYCAR

Higo

La Higuera pertenece a la familia de las moráceas; son arbustos de madera blanda, de hojas grandes, verdes y brillantes por el haz, y grises y ásperas por el revés. Sus flores unisexuadas están distribuidas por la superficie interna de un receptáculo lobuloso abierto en un extremo, éste, tras la fecundación, se hincha y se vuelve carnoso, formando una masa rica en materias azucaradas. El fruto es blando, de gusto dulce, su interior de color encarnado y blanco, alojándose aquí las semillas. Aparece cubierto exteriormente por una piel verdosa, negra o morada, según las diversas variedades.


CLIMA

La Higuera tolera bien las altas y las bajas temperaturas, vegetando con normalidad, encontrándose en regiones muy variadas y con climas diversos. Sin embargo, el cultivo comercial requiere unas condiciones climáticas específicas. Por otra parte, la humedad excesiva y las lluvias frecuentes perjudican en la calidad de los frutos, es decir, prefiere un clima cálido y seco. Es uno de los árboles más resistentes a la sequía; cuando ésta es intensa permanece en estado de reposo desarrollando pocas hojas y no dando frutos. Es muy poco exigente en suelos (crece en los pedregosos y áridos), pero para dar cosechas de calidad los requiere con alto contenido en calcio y que no sean demasiado húmedos. Es un árbol muy sensible a la podredumbre radical.


SIEMBRA

Su multiplicación es sencilla partiendo de estacas, debiendo elegir de las mejores higueras, y de la variedad que deseen reproducir La época normal de plantación es durante el mes de enero. La plantación se realiza en hoyos de forma rectangular de 1 m de largo y 0.40 m. de ancho, con una profundidad de 0.50 m. Las estacas se colocan inclinadas o curvadas en forma de L, sobresaliendo de 10 a 20 cm del terreno. Suele abrigarse con tierra la parte que asoma.


COSECHA

El calor y el sol colorean los higos; el rocío matutino, las agrieta, las abre, dándoles el aspecto típico y atractivo del fruto maduro. Las lluvias suelen estropear muchos frutos cuando se producen en época de recolección. Deben cogerse en su momento y para ello es conveniente escalonar la recolección, de tal manera que cada dos o tres días se haga un corte. Se realiza esta operación, normalmente por las mañanas, una vez desaparecido el rocío, para ser envasadas inmediatamente y poder, llevarlas al mercado. Para consumo local es muy apropiada la recogida por la tarde.


USOS

Consumo humano en fresco. Además de la comercialización al estado fresco, el Higo ofrece muchas alternativas para la elaboración de productos procesados. Debido a la composición nutritiva del Higo, esta fruta constituye una fuente de alimento importante que puede ser aprovechada en formas muy diferentes y atractivas: secos en almíbar, en conserva, pasta para la elaboración de galletas, bombones de higos revestidos en chocolate, licor de higos, entre otros aprovechamientos

NOMBRE CIENTÍFICO

Ficus carica