OTYCAR

Alfalfa

La alfalfa es una hierba que se utiliza sobre todo como forraje, verde o seca, para el ganado vacuno, ovino, porcino, caballos y aves de corral. Por su valor nutritivo, también tiene cabida en la cocina familiar. Sus brotes tiernos se usan en ensaladas y para preparar agua de sabor.

Forraje verde

La alfalfa puede alcanzar hasta un metro de altura. Tiene pequeñas hojas de color verde brillante; las flores son azules o violetas y dan frutos en forma de vaina. Este forraje, uno de los más nutritivos, es rico en proteínas, minerales y vitaminas. Debido a que su raíz se introduce en la tierra a gran profundidad, puede alcanzar muchos nutrientes y soportar sequías extremas.

El uso de la alfalfa como heno, o seca, es característico de regiones con muchas horas de sol, poca lluvia y elevadas temperaturas durante el periodo productivo. El proceso de henificado implica cambios físicos, químicos y microbiológicos que producen alteraciones en la digestibilidad del forraje en comparación a cuando está verde.

La temperatura ambiental es un factor de suma importancia para su adecuado desarrollo. La semilla puede germinar desde una temperatura de 2 o 3ºC, pero si es más alta, la germinación es más rápida. La óptima va de 28 a 30ºC. Por otro lado, si la temperatura es excesivamente cálida, superior a los 38ºC, las plantas mueren.

Cuando empieza el invierno la alfalfa detiene su crecimiento, hasta que llega la primavera, cuando brota de nuevo. Existen variedades que toleran temperaturas muy bajas, incluso 10ºC bajo cero. La temperatura media anual para la producción forrajera está en torno a los 15ºC.

El alfarfar

La época de la siembra varía según la región geográfica. La alfalfa puede sembrarse en el ciclo otoño-invierno. En las regiones que tienen inviernos muy fríos se hacen siembras de primavera, aunque el momento óptimo es al terminar el verano o comenzando el invierno, a fin de conseguir la germinación de las semillas antes de las heladas.

La alfalfa se corta o se cosecha durante el verano cuando el alfarfar presenta una floración de diez a 15 por ciento. En invierno se realiza cuando alcanza una altura de 35 centímetros. Puede almacenarse en silos de trinchera, verticales o en bolsas de vinil. Se recomienda el uso de sustancias inoculantes -productos hechos con microorganismos- para que tenga un mejor valor alimenticio.

Alfalfa