OTYCAR

Raiz de Apio

(Apium graveolens)

Descripción:
Se trata de una hierba bienal, es decir, que el tallo empieza a crecer al segundo año de su desarrollo; puede llegar a alcanzar los cincuenta centímetros de altura. Las raíces son muy ligeras, estrechas y carnosas. El tallo es hueco en su interior, apareciendo en su parte más exterior una serie de estrías que lo recorren longitudinalmente. La hoja está dividida en anchos segmentos.
El desarrollo del apio es más frecuente en zonas donde existe mucha humedad, cerca de aguas saladas, aunque también puede encontrarse junto a aguas dulces, en cuyo caso su desarrollo es mayor aunque su aroma resulta menos apreciable.

Aplicación:
En las raíces se encuentra esencia que contiene limoneno y ácidos sedanólico y sedanónico. También presentan manitol, sales minerales y azúcares.
La parte aérea es rica en calcio, fósforo, vitaminas del grupo B, C y K, hierro, carotenos, proteínas y glúcidos. Los frutos contienen sustancias colorantes y oleorresinas. Todos estos compuestos le proporcionan una acción eupéptica, carminativa, remineralizante y vitamínica, empleándose principalmente como diurético y cicatrizante -esto último sólo si se emplea por vía externa. Su utilización está indicada en casos de inapetencia, meteorismo, digestiones lentas, oliguria, litiasis urinaria, obesidad, reumatismo y gota.

Raíz de apio fresco con hojas sobre un fondo blanco Foto de archivo - 17472593